La muerte se lleva al menos 20 salseros en 5 años

La muerte enamorada ronda entre los salseros en los últimos años. La salsa es el género latino que mayor número de muertes registra de hace un lustro a la fecha. Al menos una veintena de puertorriqueños, cubanos, colombianos, panameños y dominicanos dijeron adiós. Solo en 2022 murieron 6, 10 en 2021, tres en 2020, dos en 2019 y uno en 2018. El martes se sumó a esta triste lista el puertorriqueño Lalo Rodríguez.

Antes murieron Víctor Waill, Johnny Pacheco, Roberto Roena, Cano Estremera, Tito Rojas, Paquito Guzmán, Héctor Tempo Alomar, Miguel Ángel Barcasnegras (“Meñique”), Héctor Tricoche, Anthony Cruz, Tito Cruz, Ismael Rivera hijo, Andy Montañez Jr. y Jimmie Morales.



Por igual, se cuentan César “Pupy” Pedroso, Adalberto Álvarez, José Luis Cortés, Larry Harlow, Michi Sarmiento, Willie Salcedo y La Barbie de la Salsa.

El veterano salsero puertorriqueño Lalo Rodríguez, de 64 años, fue hallado muerto el martes 13 de diciembre de 2022 frente a un edificio del residencial Sabana Abajo, en el municipio de Carolina, en el norte de Puerto Rico.

Con una carrera de más de 45 años, la voz de éxitos como “Ven devórame otra vez”, “Pero llegaste tú” y “Nada de ti” se distinguió como una de las voces más célebres en la historia de la salsa.



Ubaldo Rodríguez Santos, nombre de pila del artista, comenzó su carrera musical a sus 12 años al unirse como cantante en la orquesta Tempo Moderno.

A sus 16 años debutó como cantante profesional grabando su primer disco con el legendario pianista de origen puertorriqueño Eddie Palmieri, titulado “The Sun of the Latin Music”, el cual se convirtió en el primer álbum en obtener un premio Grammy anglosajón en el género de la salsa.

Canciones como “Nada de ti”, “Deseo salvaje”, “Una rosa española” y “Nunca contigo” formaron parte de ese disco, Rodrígue grabó su segunda producción “Unfinished Masterpiece” (1975), seguido del disco “Fireworks” (1976) junto a la banda de Frank “Machito” Grillo.

El cantante boricua trabajó después en la producción “Tommy Olivencia Introducing Lalo Rodríguez y Simón Pérez”, lo que le valió su segundo premio Grammy anglosajón, convirtiéndose en el primer cantante latino en ganar dos gramófonos.

En el presente año 2022 (11 de agosto), también figura el cantante Ernesto “Tito” Cruz, recordado como una de las tradicionales voces de Roberto Roena y su Apollo Sound falleció de cáncer. Tenía 73 años.

Aunque fue más conocido por su faceta musical, su verdadera pasión fue el deporte, en especial el béisbol, pero su talento y éxito como cantante le hicieron dejar a un lado su pasión.

Cruz ingresó al Apollo Sound en 1972 para sustituir a Piro Mantilla, cantante original de la orquesta que había decidió emprender otros rumbos musicales. De inmediato le puso voz a varios temas en la producción “Apollo Sound 4” que saldría más tarde ese año.

Estuvo con la orquesta hasta 1974 cuando quiso dedicarse de nuevo al béisbol aficionado. En esa etapa se convirtieron en clásicos temas en su voz como “Que se sepa”, “Con los pobres estoy” y “Las brisas de mi Borinquen”, entre otros.

Regresó a la orquesta en 1977 para otra estadía, esta vez de casi cinco años. De esta etapa sus mayores éxitos fueron: “Nadie sabe”, “Regaño al corazón”, “Guaguancó del adiós”, “Lo que Dios me dio”, “El aplauso”, “Algún día será”, “Son de madrugada” y “Se esconde porque me debe”.

De todos los temas que interpretó a lo largo de su trayectoria, el más famoso fue “Guaguancó del adiós”, un himno de la salsa que dice en sus letras: “Con lágrimas no se curan heridas / Opino que no se debe llorar / La mente que no se dé por destruida / Nació para legislar, para pensar…”.

En 1988 participó como cantante en la producción “De cara al pueblo” de la orquesta Concepto Latino.

Desde entonces, en diversas ocasiones Cruz aceptó la invitación de Roena para revivir sus viejos éxitos en presentaciones especiales.

Por igual, este mismo año 2022 y en un mismo día, 17 de julio, murieron por separado dos reconocidos salseros: el puertorriqueño Héctor Tricoche y el cubano César Pupy Pedroso. 

El salsero puertorriqueño Héctor Tricoche, exintérprete de la orquesta de Tommy Olivencia, falleció ese día.

Noel Tricoche Albertorio, nombre de pila del intérprete de grandes éxitos como “Lobo domesticado”, “Periquito Pin Pin” y “Doce rosas” murió en Springfield (Massachusetts, EE.UU.).

A este salsero se le conocía como “Trico” por su apellido y reconocido por otros temas como “No me tires la primera piedra” y “Lápiz de Carmín”.

Héctor será siempre recordado por ‘Doce Rosas’, ‘Lobo Domesticado’, ‘Periquito Pin Pin’, ‘No me Tires la Primera Piedra’, ‘No Soy Automático’. Pero su más grande legado fue su humildad y haber sido un gran ser humano”, se resaltó.

Ese día, el pasado 17 de julio, también murió en La Habana el salsero, arreglista y compositor cubano César “Pupy” Pedroso, a los 75 años.

“Puppy”, una de las figuras más conocidas en la escena de la música popular bailable de la isla, integró distintas agrupaciones durante su larga carrera, como Fascinación, Sensación, Revé y el Conjunto Bolero.

Sin embargo, su fama despegó cuando fundó la orquesta Los Van Van junto con Juan Formell en 1969. Fue en ese grupo del que se separó en 2001 en donde protagonizó grandes éxitos como “El negro está cocinando”, “Disco azúcar”, “Temba, tumba, timba”, “El buena gente”, entre otros. Muchos de los hits de la agrupación fueron de su autoría.

Tras separarse a principios de siglo de los Van Van, Pedroso fundó una nueva agrupación- Pupy y los que Son, Son, la cual dirigió hasta su muerte. El año pasado, 2021, lanzaron su disco “Re-percusión”.

También en este año 2022, el 18 abril, el popular músico cubano José Luis Cortés, que contaba con una prestigiosa trayectoria artística, falleció en La Habana a los 70 años de edad como consecuencia de un accidente vascular encefálico.

José Luis Cortés, Premio Nacional de Música 2017, destacó en el panorama artístico de la isla como flautista, arreglista, compositor, productor musical y director de la orquesta “NG la Banda” desde su fundación en 1988.

Cortés nació el 5 de octubre de 1951 en la ciudad central Santa Clara, se graduó en la especialidad de flauta de la Escuela Nacional de Arte y, antes de fundar su banda, formó parte de la orquesta Los Van Van, y del grupo de músicos reunidos Irakere, fundado y dirigido por el pianista Chucho Valdés.

Se le considera un instrumentista de “excepcional virtuosismo”, artífice de la “timba” -la máxima expresión del bailador en función de la música que escucha-, una de las caras más visibles del llamado “bum” de la salsa durante la década de 1990, y creador de la “nueva escuela” de cantantes y flautistas de música popular cubana.

El cantante puertorriqueño Ismael Rivera hijo, primogénito del legendario salsero del mismo nombre, falleció este sábado 19 de marzo del presente año 2022 a sus 67 años, presuntamente de un infarto en el corazón.

Aprovechando la experiencia que veía y escuchaba de su progenitor, en 1977 Rivera hijo ingresó al Combo de Cortijo, dirigido por Rafael Cortijo, maestro musical de su padre.

En esta agrupación, Rivera hijo tuvo la oportunidad de ser la voz masculina del disco “El Sueño del Maestro”, mientras que Fe Cortijo fue la intérprete femenina.

Luego, Rivera hijo grabó la producción “Fruto Humano”, en la cual se destaca el tema “Muralla de Bronce”, dedicado a su padre.

Además, participó en la agrupación de Cortijo y Su Bonche y trabajó en las orquestas de Francisco “Kako” Bastar, Los Hijos de la Salsa, El Combo de Siempre y ABC (Arte Boricua Cultura) de Jesús Cepeda, hijo del legendario músico puertorriqueño y “padre” de los géneros autóctonos de la bomba y plena, Rafael Cepeda.

Tras participar de estas agrupaciones, Rivera hijo lanzó el álbum “La Leyenda Sigue” y luego, junto a los hijos de los salseros Andy Montañez y el fenecido Pellín Rodríguez, presentaron el álbum “Los hijos de los célebres”.

Entre los últimos proyectos musicales en que participó fue en el disco “Colegas” de Gilberto Santa Rosa, donde colaboró en el tema “Bailadores”.

También aportó su voz en los temas “El charlatán” y “El sazón de abuela” en el proyecto “100 años de Lito Peña: Una Huella Musical”, dedicado al también legendario músico puertorriqueño y director de la Orquesta Panamericana, en la que participó Ismael Rivera padre.

Hace justo un año, Paquito Guzmán, de 82 años, murió el 9 de diciembre de 2021 tras una larga batalla contra el cáncer.

El cantante puertorriqueño fie uno de los máximos exponentes de la salsa romántica en el mundo y con gran éxito en toda Sudamérica.

Frank Guzmán Geigel, conocido en la industria de la música como Paquito Guzmán, murió en su hogar en el municipio puertorriqueño de Toa Baja.

Nacido el 20 de noviembre de 1939 en San Juan, el cantante publicó más de una veintena de discos a lo largo de su carrera, entre los que destacan “Champán y ron: las mejores baladas de salsa” (1986) y “Tu Amante Romántico” (1988).

Paquito Guzmán comenzó su trayectoria musical a principios de los años 60 y por décadas cultivó éxitos en diversos géneros como el bolero, la guajira, la guaracha y la salsa.

Formó parte de el Trío Los Primos de Rafael Scharrón y Tatín Vale y del Conjunto Cachana de Joe Quijano, pero consolidó su carrera en la música cuando se unió a la Orquesta La Primerísima de Tommy Olivencia.

El 30 de noviembre de 2021 murió la salsera cubana Dayami Lozada Toledo, más conocida por sus seguidores como La Barbie de la Salsa.

La cantante murió víctima de los balazos recibidos en su casa de Cancún, ciudad balneario ubicada en el estado mexicano de Quintana Roo, donde residía desde hacía más de 15 años.

La artista de 44 años centralizaba los momentos musicales de centros nocturnos del famoso centro turístico mexicano.

El panameño Miguel Ángel Barcasnegras, mejor conocido como “Meñique”, falleció el domingo 28 de noviembre de 2021 en Miami, donde permanecía internado luego de sufrir un derrame cerebral.

El legendario músico de 88 años había superado la covid-19, pero poco tiempo después sufrió un derrame cerebral que lo llevó al Osceola Regional Medical Center, de Florida, donde permaneció hasta el momento de su muerte.

Sus inicios se uican con “La Sonora Panameña” de Guillermo Cantillo. Después se vinculó a “La Perfecta de Armando Boza” a mediados de los años sesenta, el escenario cambió de Panamá a Nueva York, donde se vinculó a “La banda de Kako”, y haciendo parte del colectivo de Ángel Bastar fue escuchado por Tito Puente, quien alternaba tarima con Kako. Tito se interesó enseguida en su estilo y en el timbre de su voz, habló con Kako y ambos se pusieron de acuerdo para que “Meñique” empezara a cantar con el recordado Rey del Timbal. A finales de los años 70 tuvo la oportunidad de grabar con Arsenio Rodríguez el álbum “Arsenio Says”.

En 1972, “Meñique” regresó a la banda de Tito Puente y grabó “Pa’ Los Rumberos”, trabajo musical que llegó a convertirse en disco de oro y en el que se destaca el tema “Nina y Señora”.

Este logro hizo que el Gran timbalero lo tuviera en cuenta para participar en varias grabaciones más, haciendo parte del grupo durante seis años. Luego hizo parte de la orquesta de Willie Rosario, con quien grabó un disco, en el que apareció un tema con el que tuvieron un gran éxito, al punto de ganar un disco de oro, titulado “La Cuesta De La Fama”, inspiración de Meñique.

El músico colombiano Michi Sarmiento falleció el viernes 26 de noviembre de 2021 a los 83 años de edad en Cartagena (Colombia), a consecuencia de un cáncer.

Blas Sarmiento Marimón, nacido en noviembre de 1938 en Maríalabaja (Bolivar), fue pionero de la salsa colombiana y fundamental en todo el desarrollo de la música tropical del país desde los años 60.

Compositor, cantante, instrumentista de vientos y arreglista grabó 14 discos al frente de su Combo Bravo y fue arreglista de La Verdad, la orquesta de Joe Arroyo.

Formó parte de destacadas agrupaciones como la Orquesta de Pedro Laza, la de Delia Zapata, la Sonora Cordobesa y la Orquesta del Nano Montes. Igualmenta trabajó con Pacho Galán, Rufo Garrido, Lisandro Meza, Alfredo Gutiérrez y Los Corraleros de Majagual.

Creó una agrupación que se llamó Michi y sus Matulleros y, después, Michi y su Combo Bravo, con el que se lanzó a crear e interpretar música afroantillana, es decir, la que se conoció internacionalmente desde los setenta como salsa. Grabó temas de gran popularidad, entonces, como ‘Salsa con monte’, ‘Hong Kong’, ‘El negro y Ray’, ‘Arepa de arroz’, ‘La rumba se acabó’ o ‘Sonerito’.

El percusionista puertorriqueño Roberto Roena, de 81 años, integrante original del Combo de Rafel Cortijo, las Estrellas de Fania y fundador de la orquesta Apollo Sound, falleció el 23 de septiembre de 2021.

Roena fue bongosero y uno de los directores de orquesta más cotizados del pentagrama musical salsero durante más de 30 años.
Empezó su carrera musical como bailarín en Puerto Rico, llegando a ser conocido como “El Gran Bailarín”.

Con nueve años de edad, su familia se radicó en Santurce, donde los hermanos continuaron puliendo sus rutinas de mambo y cha-cha-chá, “deleitando al público asistente a concursos de talento”, según la página especializada “Salsa con amor». Ello daría paso a su contratación para presentarse semanalmente en el programa de televisión «La Taberna India» del Canal Dos. Durante una de las grabaciones, el percusionista Rafael Cortijo vio a Roena en acción.

Cortijo visitó entonces a los padres de Roberto con el fin de pedirles permiso para contratarlo, enseñarle a tocar bongo y campana y llevarlo para Nueva York. Es así como Roena permanece por siete años con el Combo de Rafael Cortijo al lado de Ismael Rivera, y con el grupo, recorre los principales escenarios de Estados Unidos, Europa y Sudamérica.

Por ciertos problemas internos el Combo de Cortijo se desintegra y esto hace que algunos de los integrantes del grupo se separen de su líder y creen el Gran Combo.

En 1959, cuando Rafael Cortijo y su Combo cambiaron al sello Gema, Roena participó en la grabación de los álbumes- “Cortijo En New York” (1959), “Fiesta Boricua”, cerca de 1960, “Bueno, Y Qué…? (1960), “Quítate de la Vía Perico” y “Danger”.

En 1962, Cortijo y su Combo después de haberse ganado el “Momo de Oro” en los carnavales de Caracas, partieron a Panamá donde también hicieron una presentación pero ese año comenzó a desintegrarse el combo de Cortijo, aunque Roena permaneció junto a su maestro aunque acaba uniéndose a la All Stars Band de Mario Ortiz.

Después de cinco meses se le presentó la oportunidad de unirse a sus excompañeros, que liderados por Rafael Ithier desertaron del Combo de Cortijo en mayo de 1962 para conformar El Gran Combo de Puerto Rico, pero lo dejó a mediados de 1969.

Aun sin saber leer o escribir música, Roena supo rodearse de excelentes músicos y arreglistas. En el Apollo Sound figuraron músicos de la orquesta de Tito Puente, Cortijo y su Combo, El Gran Combo y Los Sunsets, entre otros y con ellos Roena presentó un «nuevo» sonido al género salsero utilizando dos trompetas, un trombón y un saxofón.

El primer disco de Roena y su Apollo Sound produjo éxitos de impacto como «Tú loco loco y yo tranquilo», «El escapulario» y «El sordo».

El Apollo Sound grabó bajo el sello International Records (subsidiaria de Fania) durante una década, en la cual cosecharon éxitos como «Traición», «Chotorro», «Mi desengaño», «Fea», «Marejada feliz», «Cui cui» y «El progreso», entre otros.

Entrando a la década de los 80, Roena y su Apollo Sound experimentaron una merma en su popularidad, reflejo de la crisis que atravesaba el movimiento salsero en general.

El 1 de septiembre de 2021, el músico cubano Adalberto Álvarez, conocido como El Caballero del Son, falleció a los 72 años por complicaciones derivadas de la covid-19.

Expertos consideran que el sonero caribeño marcó una etapa muy importante en la música popular cubana al reflejar la realidad del país en temas como “Y qué tú quieres que te den” y “Locos por el son”, entre otros.

El músico, nacido el 22 de noviembre de 1948 en la central provincia de Camagüey, propuso declarar el 8 de mayo como Día del Son en Cuba.

Larry Harlow, pianista y miembro original de la orquesta Las Estrellas de Fania, falleció la madrugada del viernes 20 de agosto de 2021, luego de estar 32 días hospitalizado por complicaciones relacionadas a una condición renal. Tenía 82 años.

El pianista Harlow era conocido como “El judío maravilloso” y dejó un legado de 55 producciones discográficas durante su carrera, incluyendo su última: “Passing the torch” (Pasando la antorcha), que lanzó junto a Rosado.

Con la salsa es que Harlow hizo su carrera al formar parte del grupo de artistas que producía y lanzaba sus discos bajo el sello disquero Fania, de Pacheco y Masucci.

También fue miembro de la orquesta conocida como Las Estrellas de la Fania, que tuvo en su época a la mayoría de los principales cantantes y músicos del género de la década de los 70.

El 9 de mayo de 2021 se reportó la muerte del cantante puertorriqueño Héctor “Tempo” Alomarm, que fue miembro de las orquestas de salsa Roberto Roena y su Apollo Sound, El Conjunto Libre y Batacumbele. Tenia 70 años de edad.

Nacido en Santurce, distrito de San Juan y conocida zona musical y cultural puertorriqueña, en1965 Alomar ingresó a la orquesta Chacón y Los Batirrítmicos, participando en la producción de ese año como conguero.

Tres años después, se trasladó a Nueva York, en pleno auge del nacimiento del movimiento musical de la salsa.

Para el año 1970, Tempo se reencontró con Maldonado, quien se lo presentó a Ernie Agosto, Larry Harlow y otros músicos, incluyendo al timbalero Rafy Val.

Luego pasó por la Orquesta Broadway, también ejecutó las congas para la orquesta de su ídolo, Pete “Conde” Rodríguez, y tocó el timbal para la orquesta de Eddie Palmieri.

Alomar participó también con las agrupaciones de Manny Oquendo, La Conspiración, El Conjunto Libre y Charanga América.

El percusionista puertorriqueño Jimmie Morales, quien durante más de 33 años fue el conguero de la orquesta del salsero puertorriqueño Gilberto Santa Rosa y grabó más de 175 discos con artistas como Juan Luis Guerra, Willie Colón u Oscar D’ León, falleció el 16 de marzo de 2021 a sus 58 años.

Morales, nacido en Connecticut (EE.UU.), comenzó a interesarse por la música cuando niño escuchaba grupos como los Beatles y los Rolling Stones, según contó a Efe en una entrevista en 2008.

Sin embargo, a los 10 años, su familia decidió mudarse a Puerto Rico, donde escuchó los primeros retumbes del legendario timbalero de origen puertorriqueño Tito Puente (1923-2000), y se enamoró del sonido del timbal.

Los primeros pasos de Morales en la música fueron cuando un vecino, llamado Rubén Beltrán, le permitía tocar congas en su hogar.

A sus 16 años, se unió a una agrupación juvenil llamada La Justicia, con la cual obtuvo su primera paga tras tocar en una fiesta: 15 dólares.

Desde ese momento, Morales sabía que la música sería su pasión en su vida, aunque nunca tomó una clase formal de percusión.

Morales prosiguió deleitándose con la música de los reconocidos timbaleros Milton Cardona, Eddie Montalvo, Carlos “Patato” Valdés, Cándido Camero, Mongo Santaría, Johnny Rodríguez y Ray Barreto.

Hasta que fue llamado para integrarse a la orquesta de Tito Allen, y luego, se unió a la agrupación de Willie Rosario, con la cual estuvo ocho años, hasta que desde el 1987 decidió acompañar a Santa Rosa.

Otras producciones en las cuales Morales ha demostrado sus dotes en las congas han sido algunas junto Eddie Santiago, Ismael Miranda, Santos Colón, Tito Rojas, Tito Nieves, Álvaro Torres, Lalo Rodríguez, grupo Niche, Grupo Manía y Lunna.

Morales también grabó en uno de los primeros discos del desaparecido grupo de rap 3-2 Get Funky, pioneros del género urbano.

Antes de su muerte se publicó con su autorización su biografía, “Un conguero para la historia: Las memorias de Jimmie Morales”, escrito por Bella Martínez.

El 15 de febrero de 2021, una leyenda de la salsa culminaba un ciclo: Johnny Pacheco, nacido en República Dominicana, dejaba este mundo como fundador de un ritmo como la salsa y cofundador de la mítica agrupación Fania All-Stars. Su deceso se produjo a los 85 años de edad luego de una hospitalización por un cuadro de neumonía. 

Juan Azarías Pacheco Kiniping, conocido popularmente como Johnny Pacheco, fue un virtuoso de la música latina. Durante gran parte de su carrera, además de músico, fue compositor, arreglista, director y productor. Era considerado como un gran conocedor de la música de República Dominicana y del Caribe en general. 

Nacido en la ciudad de Santiago de los Caballeros, al norte de la isla de República Dominicana, un 25 de marzo de 1935, Pacheco emigró a Nueva York junto a su familia. En Estados Unidos inició sus estudios y su formación musical. 

En la década de 1960, gracias a la presencia de jóvenes músicos latinoamericanos que emigraron a territorio estadounidense, la salsa empieza a escucharse en los barrios de Nueva York. Y Pacheco tuvo mucha influencia en ello, según los expertos de la salsa. 

El compositor dominicano, gran conocedor de la música latina y afrocaribeña, consideraba la salsa como una mezcla de una serie de ritmos caribeños: guaracha, mambo, pachanga, guajira, guaguancó y chachachá.

Además de la percusión, la composición fue otra de sus habilidades en el mundo de la música. En su carrera llegó a componer más de 150 canciones, muchas de ellas consideradas como clásicos del género en la actualidad. Entre la lista destacan ‘La dicha mía’,  ‘Quítate tu pa’ ponerme yo’, ‘Acuyuye’ y ‘El faisán’, entre otros. 

Pero su mayor éxito musical llegaría en 1963, cuando acompañado por Jerry Masucci, crea el sello discográfico ‘Fania Récords”. Más tarde, en 1968, formaría la agrupación ‘Fania All-Stars’ donde figuras como Celia Cruz, Rubén Blades, Pete ‘El Conde’ Rodríguez, Héctor Lavoe, Eddie Palmieri, Héctor Casanova, Ray Barreto, Willie Colón, Bobby Valentín, entre otros, participaron hasta consolidarse como grandes artistas del género. 

El veterano salsero puertorriqueño Tito Rojas, conocido por temas como “El gallo salsero” y por temas como “Siempre seré” o “Señora de madrugada”, falleció en la madrugada del 26 de diciembre de 2020, a los 65 años de un ataque al corazón.

Julio César Rojas López, nombre verdadero del artista, lanzó su primer disco -de sus más de 25-, Mima la pululera, junto a Pedro Conga en 1972.

Tras esa experiencia, pasó a la orquesta del cantante cubano Justo Betancourt y el conjunto Borincuba, con la que grabó Distinto y diferente (1977) y ¡Presencia! (1978), según la biografía incluida en el libro Historia de la salsa del periodista y sociólogo puertorriqueño Hiram Guadalupe.

Aunque luego se desligó de ella, Betancourt le produjo sus siguientes dos discos como solista: Borincuba con amor: Presenta a Tito Rojas (1978) y Borincuba aquí (1979).

El cantante después trabajó con el Conjunto Borincano, con el que sacó un disco en 1980. Cinco años más tarde grabó con la orquesta de Luisito Ayala y la Puerto Rican Power.

“El gallo salsero”, como se le conoció a Rojas, tuvo una vasta carrera de más de 40 años, en los que lanzó otros discos como “A mi estilo”, “Por derecho propio”, “Humildemente”, “Quiero llegar a casa”, “El de siempre” y “Tradicional”.

El también cantante de los éxitos “He chocado con la vida” y “Condéname a tu amor” era conocido por sus expresiones como “Dale pa’bajo”, “Perdona sae”, “Claro, bruto” y “Coge pa’tu casa”.

Su última producción fue “Un gallo para la historia”. Previo a ese disco, lanzó “El viajero”, álbum que publicó bajo su propia discográfica, TR Records (el primero fue Independiente, publicado en 2012), y cuenta con ocho temas.

Antes de trabajar de forma independiente, la carrera de este músico de 59 años estaba en manos de Musical Productions, con la que sacó al mercado los discos Sensual, A mi estilo, Por derecho propio, Humildemente, Canta gallo, canta y Tito Rojas.

La muerte del salsero colombiano Willie Salcedo se produjo el 12 de noviembre de 2020 en Bogotá, Colombia donde estaba hospitalizado luchando por su vida debido al covid-19, el cual le causó una severa neumonía, de la cual no se recuperó. Tenía 66 años.

Nacido en Corozal, Sucre en el año 1952, en 1974 formó su propia orquesta con la que acompaña a grandes cantantes de talla internacional como Celia Cruz, Nelson Pinedo, Celio Gonzales y Roberto Ledesma, entre otros. En el año 1976 graba su primer sencillo para el sello Discos Daro, compañía para la cual sería contratado como director y productor artístico.

Nace su primera composición en el año 1978 titulada “El son de ahora” en ritmo de son montuno, el cual sería posteriormente grabado por un grupo llamado Caña Dulce y después por Carolina la O.

Realizó varias producciones con su propia agrupación, entre las que se incluyen “¡Salserísimo!, Para Todo el Mundo”, “Y Su Cacharrito”, “Si Te Deja El Tren”, “Rumba Brava Sound Vol. 1”, “Si Me La Tocas” y “Salsa Con Elegancia”, cantando Yezid Pérez.

Willie Salcedo heredó todo el talento musical de su padre y se convirtió en uno de los mejores percusionistas de la salsa en Colombia, uno de sus géneros preferidos. También fue director artístico de muchos cantantes, conjuntos y orquestas colombianas.

La grabación Rumba Brava Sound, de Willie Salcedo en 1983, fue un proyecto por primera vez del vallenato y la balada en salsa, el cual incluyó temas como: “Con la misma piedra” y “Sabor Dominante”.

Uno de los últimos temas grabados por el artista con su orquesta fue el tema “Covid Son”, en el que habla precisamente del Covid-19.

En la tarde del 28 de octubre 2020 se confirmó el fallecimiento del salsero puertorriqueño Cano Estremera, quien habría sido sometido recientemente a un trasplante de pulmón. Tenía 62 años de edad.

El también conocido como El dueño del soneo, compitió en varios eventos dedicados al “soneo”, llamados “Duelos al anochecer” contra otros destacados salseros, como los puertorriqueños Domingo Quiñones, Lalo Rodríguez y el dominicano Jose Alberto “El Canario”.

Según una biografía publicada por la Fundación Nacional para la Cultura Popular, el inicio musical de Estremera fue como percusionista en grupos musicales que se formaban en Barrio Obrero, sector urbano de San Juan.

Pero, la gran oportunidad le llegó cuando se unió a la Orquesta Mulenze 76, quienes tenían contrato exclusivo con la disquera Fania.

Luego, en el 1978, Estremera conoció al músico y productor puertorriqueño Bobby Valentín, conocido como “El rey del bajo”, quien le invitó a unirse a su agrupación.

El primer tema que grabó para la orquesta de Valentín fue La boda de ella y con quien Estremera grabó seis discos, incluyendo dos como solista.

A finales de 1984, decidió desligarse de la orquesta para fundar, un año más tarde, su propia agrupación.

En esta nueva etapa “El Cano” se dedicó a interpretar música de todos los géneros.

Los salseros hoy recuerdan éxitos suyos como “Amor a medio tiempo”, “Periquito Pin pin”, “Viernes social”, “Muñeco de la ciudad”, “Buen corazón”, “La boda de ella”, “Eres Tú”, “Amame en cámara lenta” y “Pero me hiciste tuyo”.

El 24 de julio de 2019 falleció uno de los hijos del salsero puertorriqueño Andy Montañez, del mismo nombre (Andy Montañez Jr.).

‘Andicito’, como era conocido en el mundo artístico puertorriqueño, era solista tras acompañar durante casi 25 años a su padre en los coros de la orquesta de su progenitor.

Inició en el 2016 su carrera como solista tras 25 años junto a su padre y otro de sus hermanos, Harold. Tras muchos años como coristas decidió emprender una aventura en solitario con el lanzamiento del sencillo “Tengo nada”, un tema de Juan José Hernández.

En ese mismo año 2019, el 8 de julio, se registra la muerte por infarto del cantante, compositor y productor dominicano Víctor Waill, con más de cuatro décadas de carrera y considerado uno de los músicos más completos de República Dominicana. Tenía 67 años.

Víctor Manuel Pérez, verdadero nombre del cantante, inició su carrera en 1974 con la banda “Tino Peña y su combo salsa”, en Baní (sureste dominicano), su municipio natal.

Fue en esa época en la que conoció a Wilfrido Vargas, quien descubrió su talento y le propuso integrarse a su orquesta.

Con Wilfrido Vargas popularizó éxitos como “Charo”, “Enrique blanco” o “Amigos míos me enamoré”.

Víctor Waill también vivió en Venezuela, donde fue vocalista de la orquesta local La Amistad y también trabajó en ese país con la banda del dominicano Porfi Jiménez.

Con su propia banda, popularizó, a ritmo de salsa, “Soy algo fácil de olvidar”, “Lo voy a dividir” o “Si te hubiera conocido ayer”, entre otros muy populares en la República Dominicana, donde trabajó como productor y arreglista con diferentes bandas y cantantes.

El 19 de mayo de 2018, el salsero Anthony Cruz fallecía, dejando un legado como uno de los exponentes más destacados del género durante los años 80. Se dio a conocer por temas como “No le temas a él”, “Nunca te fallé” y “Juntos”.

En una entrevista que brindó en 2009 al programa “El Vacilón del Sábado”, que se difundía por Neón 89.3 FM de Santo Domingo, Cruz confesó, por primera vez a un medio de comunicación, que las drogas y el alcohol fueron responsables de que perdiera a su esposa e hijos.

“Lamentablemente las drogas y el alcohol absorbieron todo el tiempo que debí dedicar a producir, a mis hijos, a mi esposa. Los estaba destruyendo y cuando vine a darme cuenta lo había perdido todo”, confesó el intérprete de ‘Dile a él’ esa vez.

Anthony Cruz nació en New Jersey, Estados Unidos, donde a temprana edad dejó demostrado su talento como cantante al ganar un concurso de vocalistas en New York, a la edad de 5 años. Allí se destacó también cantando con varios grupos juveniles salseros del momento.

Antes de convertirse en solista para el sello Musical Productions, Anthony formó parte de la Orquesta Internacional de Pedro Conga, fue corista en las producciones de Roberto Lugo, Pedro Arroyo, Nino Segarra; y cantante principal del fenecido Mario Ortíz, que sería su trampolín a hacia la fama.

Entre sus canciones más populares destacan ‘A fuego lento’, ‘Morena linda’, ‘Dile a él’ y  ‘Nada, nada’. Aunque menos comercial, no puede olvidarse su versión de ‘Lola’ junto al maestro Mario Ortíz.

PUBLICIDAD


Prol. Paseo de la Reforma 115 Paseo de las Lomas Santa Fe Álvaro Obregón, 01330

+52 55 5258 1266
ventas@nrm.com.mx

DESCARGA NUESTRAS APLICACIONES

COPYRIGHT

© 2022 Todos los derechos reservados NRM Comunicaciones