Descarga la App
 

Día internacional del BESO. Pareja se besa por 58 horas y 35 minutos

El beso ha sido y es protagonista en todas las artes, la literatura, la poesía, la pintura, la música o el cine, con más o menos éxito, pero en todas sus facetas, entre parejas, amigos, familiares, a nuestra mascota… en la mejilla, en la boca, al aire… se cuentan por millones los tipos de besos, manifestaciones de amor y cariño por excelencia desde tiempos inmemoriales.

Un matrimonio tailandés logró su lugar en el Libro Guinness de los Récords al estar casi dos días y medio sin separar sus labios ni para ir al baño y ganar un concurso. Cómo se inició esta costumbre en la India y quiénes la llevaron al mundo Occidental. Los besos más románticos, los prohibidos y los escandalosos

BENEFICIOS DE BESAR

Cuando damos y/o recibimos un beso, este repercute en nuestro cuerpo y mente reportándonos muchos más beneficios de los que podamos llegar a imaginar:

  • Dar besos a nuestros hijos, sobrinos, primos y seres queridos, es la mejor manera de manifestarles nuestro afecto ya que estaremos reforzando su sentimiento de seguridad y autoestima.
  • Con los besos liberamos endorfinas, las hormonas del placer: estas nos ayudarán a tener una actitud más positiva y a reducir los niveles de ansiedad. Además, al sentirnos deseados a través del beso, mejoramos nuestra autoestima y sensación de bienestar con nosotros mismos.
  • Es un gesto de unión con la otra persona y, solo por ello, ya nos hará sentir mucho mejor emocionalmente: generamos oxitocina (la ‘hormona del amor’) que provoca sentimientos de afecto y sensaciones de calma y paz.
  • Besar nos ayuda a quemar calorías y refuerza nuestro sistema inmunitario.
  • Las endorfinas generadas con los besos nos hacen sentir su ‘efecto analgésico’ ayudándonos a combatir distintos tipos de dolores y a reducir el estrés.
  • A nivel físico, un beso aumenta los latidos de nuestro corazón, disminuyendo nuestra presión sanguínea. La producción de endorfinas que se genera con el beso puede ayudarnos a alargar nuestra vida hasta en cinco años.
  • También a nivel físico, los expertos nos recuerdan que el beso funciona como un ‘lifting natural’ ya que ayuda a que la piel de la cara se estire evitando las arrugas: conseguimos que los músculos faciales se tensen y tonifiquen.
En Vivo