Descarga la App
 

La Orquesta que está latinizando a Japón

La Orquesta de la Luz (オルケスタ・デ・ラ・ルス) es una orquesta japonesa que comenzó tocando música salsa en 1990. Este grupo canta en español, japonés e Inglés.

Tal vez la Orquesta, no hubiera existido si es que Tito Puente y la Fania All Stars no hubieran ido a Japón.

Puente ayudó a popularizar la música latina en Japón, recuerda el Centro Hunter de Estudios Puertorriqueños de la City University of New York (CUNY), y la Fania All Stars sirvió de influencia para que el músico japonés “Pecker” Hashida creara en 1978 la Orquesta del Sol, el primer grupo de salsa japonés.

Al inicio, La Luz sacaba al oído salsas de artistas como Celia Cruz y otros.

“No sabíamos español y yo escribía las letras por fonética. Luego llevé una clase de español gratuita”, cuenta Suzuki.

“Al inicio intentábamos y no podíamos tocar una canción completa. Era difícil para nosotros”, recuerda.

Pero después de un tiempo, no solo reproducían las canciones de sus ídolos, sino que ya componían sus propios temas, por lo que se plantearon un objetivo más ambicioso: tocar su salsa en Nueva York.

Alrededor de 1987, Suzuki ahorró y viajó sola a Nueva York, para buscar managers que pudieran financiar un tour de La Luz en esa ciudad.

“Llamé a varios agentes. No quería rendirme. Hasta que encontré una agencia, conseguí una cita para ir a sus oficinas y me encontré con un agente latino alto, muy alto”, cuenta Suzuki.

Este agente era Richie Bonilla, que había lanzado las carreras de artistas como Willie Colón y Héctor Lavoe.

Bonilla consideró que la banda era buena, pero le puso una condición a Suzuki: el grupo debía pagarse sus pasajes a Nueva York.

Así que de vuelta en Japón, Suzuki y la Orquesta tardaron “casi dos años ahorrar cerca de US$2.000 cada uno” para los gastos de su primera gira.

“La música era tan buena, que nadie creía que fueran japoneses. Creían que eran puertorriqueños viviendo en Japón, así que Nora tuvo que mandar un video”, dice Bonilla.

Finalmente les consiguió seis presentaciones. Luego de ayudar a construir algunas de las principales figuras de la salsa, estaría por lanzar a La Luz también a la fama.

El último concierto de la primera gira fue en el emblemático Palladium Ballroom, ubicado en el corazón de Manhattan, y donde habían tocado músicos como el mismo Tito Puente.

Esa noche, La Luz tuvo un espectador especial: Ralph Mercado, fundador del mítico sello discográfico RMM, y promotor de artistas como Celia Cruz, y más adelante de Marc Anthony y La India.

Mercado ya había escuchado sobre ellos y no quería solo verlos. También quería ofrecerles un contrato para que grabaran su primer disco.

Pero La Luz ya había terminado su gira y debía volver a Japón.

“Entonces Ralphie dijo ‘que alguien los grabe en Japón y yo los distribuyo'”, cuenta Bonilla.

Ralph Mercado mandó al productor Sergio George, posteriormente ganador de cuatro Grammys, a Japón, para grabar el primer álbum, “De La Luz”.

El disco salió en Japón con el sello BMG Víctor y RMM lo distribuyó en América Latina en 1990.

El álbum encabezó la lista Billboard de música latina durante 11 semanas.

George produjo otros dos álbumes de La Luz en Japón: “Salsa no tiene frontera” y “Somos diferentes”.

Desde entonces empezaron los éxitos hasta 1997 porque sus miembros querían desarrollar una carrera como solistas.

Pero volvieron a juntarse en 2002 y desde entonces siguen actuando juntos en Japón y otros países.

En 2019 lanzaron un álbum para celebrar su aniversario número 35, “Gracias Salseros”, y desde 2015 tienen un plan para “latinizar Japón”.

“Cuando toco, el público está sonriendo, bailando, olvida las cosas tristes, siente la música y disfruta”, dice Suzuki “Es por eso que no dejo de cantar salsa. Amo la salsa. Siempre me ha producido felicidad”.

En Vivo