Descarga la App
 

La historia de “Ven, Devórame otra vez”…

En los años 80s, Palmer Hernández alternaba su carrera como compositor trabajando en una empresa del gobierno como facturador e impartiendo clases. Por esos días, su suerte como compositor no era la mejor. Si bien tenía clientes a los que les componía merengues y baladas, no recibía la atención que merecía de los productores musicales de su país.

Un día, buscando enfocarse más en su carrera como compositor, le comunicó a su esposa su voluntad de renunciar como maestro para emprender nuevos proyectos musicales pero se mostró en total desacuerdo, consideraba que dejar un trabajo formal para dedicarse a la música era un disparate. Al día siguiente, cuando Palmer retornó del trabajo, encontró su casa completamente vacía y la mala noticia de que su esposa lo había abandonado llevándose incluso a sus hijos fuera del país.

Semanas después, cuando Palmer intentaba reponerse de su separación, recibió por encargo del arreglista Manuel Tejada la tarea de escribir una canción para Los Melódicos de Venezuela, la que llevaría por título “Por Ti Amor”.

También puedes escucharlo en Podcast 

Una noche, mientras trabajaba en este tema, recibió una llamada de John Minaya, quien lo estaba buscando para canciones románticas y que lo había recomendado con los productores y le preguntó si podía escribir una canción en ritmo de salsa y con temática erótica, pues era lo que estaba de moda por esos días.

Hernández, agradecido por el trabajo que recibía, y sabiendo que sería una buena oportunidad (dada su situación con los productores de su país), aceptó de inmediato la propuesta y le pidió a Minaya que le avisara una semana antes de la llegada de los ejecutivos para tenerle lista la canción, a lo que le respondió que no había mucho tiempo, pues los productores ya estaban en República Dominicana y que la reunión era al día siguiente.

Palmer no podía defraudarlo, terminó de escribir el tema para Los Melódicos y sentado en su piano, cerca de la media noche, y con la preocupación de no quedar mal, empezó a escribir las primeras líneas de la que sería la canción más famosa de su repertorio.

Increíblemente la situación que vivía tan seria y dolorosa fue el combustible que lo movió a escribir, en nueve horas y media, la canción «Ven, Devórame Otra Vez» y no una simple aventura amorosa como quizás hemos supuesto por años.

La canción no fue escrita con la esperanza de hacer famoso a su compositor, sin embargo, gustó tanto a los productores que en seguida fue asignada a Lalo Rodríguez quien la grabó con arreglos de Ernesto Sánchez y salió publicada en “Un Nuevo Despertar” (1988), su quinto disco de estudio como solista que marcó su regreso al mundo artístico luego de cuatro años sin grabar.

En Vivo