Descarga la App
 

Así de fácil te estafan en el Bosque de Chapultepec

Las fotos instantáneas, los pajaritos de la suerte y ¿dónde quedó la bolita? son las estafas más comunes en la zona.

Voluntariamente a fuerzas, estafadores que se hacen pasar por fotógrafos, pajareros y los famosos ‘bolita’, hostigan y desfalcan en la entrada del Bosque de Chapultepec a decenas de visitantes durante toda la semana; sin embargo, los días más fuertes para éstos son los sábados y domingos donde familias y parejas abarrotan este gran parque que data desde la época prehispánica.

Con cámaras instantáneas inservibles, engañan a quienes salen del Metro Chapultepec, haciéndoles creer que la fotografía ya se las tomaron y ahora tienen que pagar 40 pesos por ella.

“Suena la cámara, hace clic, y te dicen que ya ni modo, que será un bonito recuerdo, te dicen que 40 pesos, y de inicio no parece tanto pero luego viene la sorpresa porque te aparta de todos y te toma otra y hasta con Marco y la cuenta es de más de 100 pesos”, relató Efrén, un estafado, quien acudió al bosque con su novia.

La modalidad de estos fotógrafos es agarrar a los más distraídos y al que se deje, pues la fotografía instantánea que ofrecen, no se toma con esas viejas cámaras, sino con una digital que está sincronizada con una impresora portátil que esconden en pequeñas mochilas.

Al final, entregan, como si fuera una amenaza dos fotografías con marco de cartón que ascienden a los 160 pesos. Son pocos los que se van sin ‘su recuerdo’, pues la mayoría de quienes caen son obligados a pagar los altos precios por algo que de inicio no deseaban.

@iriismonse

Así te estafan en ##Chapultepec 💸💸📸 ##CdMx ##méxicocheck ##méxico ##storytime ##estafa ##viral ##parati ##pt ##foryou ##fy ##ex ##cdmxlife

♬ sonido original – Iris Monse

Los pajaritos de la suerte

Lo mismo pasa con los pajareros de la suerte, quienes desde hace más de 40 años se colocan a las afueras de la puerta del Bosque que colinda con una de las salidas del Metro Chapultepec y el paradero.

Son hombres que llevan una pequeña jaula con uno o dos canarios. Prometen adivinarte la suerte en el amor, el dinero, el trabajo o la salud. Sin embargo, antes del paquete, ofrecen a los paseantes papelitos con la fortuna, “uno gratis para que se vea que es real”, si la persona lo toma, no será gratis pero la factura llegará después.

“El pajarito le va a adivinar su suerte, pregúntale en su mente que quiere saber”, dice el pajarero.

En una pequeña caja donde vienen “mensajes del futuro”, los domesticadores de aves dejan alpistes regados para que el canario los saque así, pues los dejan una tarde y noche sin comer, para que al momento de tomar los alpistes regados, también saquen los papelitos.

Un mensaje mágico de canario tiene un costo de 20 a 25 pesos por papel, si el canario saca ocho de un jalón la cuenta llega casi a 200 pesos. Pero el pajarero nunca le dice eso al curioso, sino ya hasta el final, y si no paga es acosado por los demás estafadores que están en esa entrada.

“Te engolosinan con los papelitos y uno piensa que no son tan caros, pero a mí me sacaron nueve y me cobraban 210 pesos. Por más que pregunte de a cómo no me decían”, Enrique, visitante.

¿Dónde quedó la bolita?

La última prueba para poder entrar al bosque son los más peligrosos y cínicos, los de la bolita, donde un hombre de edad mayor esconde en uno de tres vasos una bolita, y alrededor de éste, están sus cómplices, quienes fingen estar apostando y atentos al juego del escondite.

A los curiosos les ofrecen 200 pesos si adivinan en tres ocasiones donde está la pelota, pero nada de eso es cierto.

“Iba pasando me invitaron y adivine todo, ya cuando pedí los 200 pesos me dijeron que no podían dármelos si no apostaba. Entendí que en ese juego nunca iba a ganar y mejor me fui. Sí es una gran estafa”, comentó Carlos, turista argentino.

¿Alguna vez fuiste estafado así? Coméntanos tu anécdota…

En Vivo