Descarga la App
 

10 discos indispensables de Johnny Pacheco

Johnny Pacheco fundó con Jerry Massucci la legendaria disquera de salsa Fania Records en Nueva York que catapultó el género a todo el mundo. Además fue integrante de los Fania All-Stars que incluyó en su alineación a Celia Cruz, Héctor Lavoe, Willie Colón y Rubén Blades, entre otros. 

Pacheco y su Charanga (1960)

Deliciosamente añejo, el primer disco de Pacheco como solista y director de su propia orquesta tiene temas breves, con coros pegajosos y desprovistos de solos complicados. “La melodía”, “El güiro de Macorina” y “El agua del clavelito” son algunos de sus éxitos. Se destaca el cantante puertorriqueño Elliot Romero.

Cañonazo (1964)

Cuatro años más tarde, el sexto LP de Pacheco marca el primer lanzamiento bajo el sello de Fania. La numeración de los lanzamientos de la compañía comienza con el código “325”, una travesura de Pacheco, cuyo cumpleaños es el 25 de marzo. Cañonazo marca la transición del formato de la charanga a un conjunto tradicional, con un joven Pete ‘El Conde’ Rodríguez en la voz principal y grandes canciones como “Dakar Punto Final”.

Los compadres (1971)

Mientras el movimiento de la salsa explota oficialmente con la electrizante presentación de la Fania All Stars en el club Cheetah de Nueva York, Pacheco brilla con este burbujeante LP de temas a lo cubano como el maravilloso “Dulce con dulce”. Los arreglos rústicos y la voz de ‘El Conde’ brillan como nunca antes.

Los dinámicos (1971)

Además de continuar su colaboración con ‘El Conde’ Rodríguez, Pacheco buscó a otros cantantes de sensibilidad parecida pero sonoridades distintas, para crear así un cancionero rico y variado. El sonero cubano Justo Betancourt era un candidato idóneo para este disco. Un año más tarde, conocería su mayor éxito con el temazo “Pa’ bravo yo”.

Tres de café y dos de azúcar (1973)

La mancuerna de Pacheco y ‘El Conde’ alcanza su cúspide artística en un disco perfecto, eterno, con arreglos inmaculados y excelentes temas como “Primoroso cantar” de Tite Curet Alonso, el clásico “San laborí” de Arsenio Rodríguez y chisporroteantes originales de Pacheco como “Ponle punto” y “Víralo al revés”.

Celia & Johnny (1974)

Desde la portada, en la que Pacheco, vestido de blanco, sostiene la mano de la reina con infinito respeto, podemos apreciar que Celia & Johnny es un manifiesto musical realizado con puro amor.  Empieza con “Químbara”, la voz de Celia en su máximo esplendor, el piano virtuoso de Papo Lucca y el sonido típico del conjunto cubano con trompetas. “Toro mata” y “Lo tuyo es mental” son otros grandes momentos de un disco imprescindible.

Tremendo caché (1975)

Johnny y Celia regresaron un año después y Pacheco elige los temas sabiamente, incluidas las canciones favoritas de la Matancera como “La sopa en botella”, pero con arreglos salsificados. Las acrobacias vocales de Celia en “Oriza eh” de Junior Cepeda —el joven compositor de “Químbara”— son impagables.

El maestro (1975)

Pacheco continúa explorando su sonido típico con el cubano Héctor Casanova. Una vez más, el repertorio combina fiebre bailable con un contagioso sentido del humor: “Las muchachas” de Billo Frómeta (fundador de Billo’s Caracas Boys), la nostalgia cubana de “Mango mangué” con una pizca de doo-wop, y jocosos temas del propio Pacheco como “Préstame los guantes” y “Yo no parlévu francé”.

Recordando el ayer (1976)

Este exitoso LP concluye la trilogía nostálgica iniciada con Celia & Johnny y Tremendo caché. Esta vez, los protagonistas son Johnny, Celia, Papo Lucca en el piano y los soneosde Justo Betancourt. Una versión aterciopelada de “Yerbero moderno” acompaña a éxitos como “Besitos de coco” y “Ritmo, tambó y flores”. Durante los años 70, Pacheco logró lo imposible: que lo anticuado fuera seductor.

De película (1982)

Uno de los mejores LP que Pacheco lanza en los 80 es este, grabado en colaboración con “el guapachoso” Rolando Laserie, el cantante cubano que había conocido el éxito con una versión innovadora del tango “Las cuarenta”. Un sonero típico, de voz poderosa, Laserie complementa a las maravillas el estilo rústico de Pacheco.

En Vivo